Bolsas de Transporte: Una buena idea que nos hace falta

Bolsas de Transporte En un momento histórico en que el precio del Petróleo Diesel se equipara (y probablemente superará) al de la Gasolina, el utilizar el ingenio y la tecnología disponible para rentabilizar el negocio del Transporte sin aumentar los precios, es una necesidad del país completo, siendo Las Bolsas de Transporte, una de las iniciativas más interesantes.

Existe en países, como Brasil, Argentina, y en varios de Europa un concepto, que en nuestro país prácticamente no se ha desarrollado: El de las “Bolsas de Carga” o “Bolsas de Transporte”, basado en el concepto tradicional de las “Bolsas de Empleo”. Si bien su funcionamiento puede realizarse sin necesidad de Internet mediante un call center telefónico, su implementación se ve enormemente facilitada por las tecnologías de Internet y la Web.

Una Bolsa de Transporte corresponde a lo que algunos llaman un e-MarketPlace o un portal de B2B (Negocio a Negocio), es decir, sitios Web transaccionales orientados a converger la oferta y la demanda de 2 empresas diferentes, transformándose en un intermediario y facilitador de las necesidades y servicios de las partes, a cambio de una comisión (o membrecía) por los negocios concretados a través del sitio.

Bolsas de transporte

El funcionamiento básico de una Bolsa de Transporte involucra a 2 actores:

Los generadores de carga, es decir las empresas que tienen algo que transportar, siendo su “oferta” la carga que necesita ser transportada de un lugar a otro.

Los transportistas, quienes cuentan con capacidad disponible de transporte en sus camiones, ya sea porque tienen flota sin utilizar en un momento determinado o, principalmente, porque saben de antemano que harán un viaje de regreso con el camión vacío.

En este esquema, los generadores de carga (previamente inscritos y con sus datos verificados) publican sus necesidades de cargas para que queden disponibles a todos los transportistas que se encuentran inscritos. De similar manera, los transportistas inscritos publican sus capacidades de carga dependiendo de la disponibilidad conocida por ellos de antemano.

Dependiendo de las capacidades de la bolsa de carga, es posible que un generador de carga realice búsquedas específicas por tipo de camión (por ejemplo refrigerado), capacidad, fechas de disponibilidad, etc. además de tener la posibilidad de solicitar cotizaciones en línea por determinadas necesidades especiales de transporte.

Así, una publicación típica de un generador de carga podría ser:

Peso de la Carga: 20.000 kilos / Carga: Alimento para aves / Tipo de carga: granel seco / Origen: Osorno / Destino: Santiago  / Fecha limite: 17 de Mayo de 2008

Y una publicación de un transportista podría ser:

Capacidad de Carga: 10.000 kilos / Tipo de Carga: Pallets / Características Especiales: Refrigerado / Tipo de Camión: ¾ / Origen: Iquique / Destino: Santiago / Disponible desde: 17 de Mayo de 2008 10:00 / Disponible hasta: 17 de Mayo de 2008 16:00

En sitios más avanzados, se permite además, el concepto de “subastas” en donde un generador de carga ofrece determinada carga a trasladar indicando además una fecha tope y un “precio máximo” que está dispuesto a pagar por su transporte. El sistema informa a los transportistas inscritos quienes pueden ir haciendo sus ofertas para ganarse el trasporte de esa carga; los precios y condiciones del transporte pueden o no ser públicas, dependiendo del sitio.

Otras opciones existentes, al igual que los sitios de “remates” son las “reputaciones” de los involucrados, la que aumenta o disminuye dependiendo de la evaluación que hace la contraparte cada vez que concluyó un servicio contratado a través del portal, pudiendo generarse un ranking de confiabilidad de los transportistas y/o generadores de carga de manera de contar con un dato adicional a la hora de optar por una contraparte, sin tener que confiar únicamente en el precio ofrecido, ya que el ranking permite evaluar detalles como: puntualidad, calidad de los camiones, seriedad, coordinación, etc.

Naturalmente las bolsas de carga pueden darse tanto para el transporte nacional como internacional sea cual sea el medio de transporte, pero su uso se ha generalizado mayoritariamente en el transporte terrestre, dado que es un rubro sumamente atomizado de actores donde la cantidad de transportistas con menos de 10 camiones es muy grande, lo que no se da con otros medios de transporte en donde son unas pocas empresas grandes y de renombre las que dominan el mercado y establecen convenios corporativos con los generadores de carga o poseen tecnología mucho más avanzada para poder optimizar el uso de sus medios de transporte.

Hace aproximadamente unos 7 años, existió una iniciativa en Chile llamada “Mercotrack”, portal que pertenecía en un 44% a E-Ventures, una incubadora de empresas de e-commerce, subsidiaria de United Parcel Service (UPS), en un 44% a un conocido operador logístico nacional y en un 12% a un inversionista privado. Mercotrack incluso tuvo una asociación estratégica con su par argentino “El Camionero”, el año 2001, para cubrir Argentina, Chile, Uruguay y Brasil, pero ambas iniciativas terminaron tomando otros rumbos y los portales, tal como se publicitaron, desaparecieron.

Mercotrack y El Camionero no prosperaron, quizás por una serie de factores conjuntos, entre los que se encuentran: el bajo nivel de maduración y penetración de Internet esos años, poca difusión y publicidad en un rubro sumamente tradicional y relativamente poco tecnológico como es el del transporte terrestre y el echo de que las empresas gestoras eran parte del mismo negocio del transporte, por lo que en cierta medida le estaban proveyendo clientes a sus propios competidores, entre otras causas. Todo ello sumado a que les tocó vivir en el boom de las “punto com” en donde la mayoría de este tipo de iniciativas estaban sobrevaloradas y sus modelos de negocio y rentabilidad se basaban en especulaciones poco realistas de lo que demostraría ser la realidad, por más del 90% desaparecieron pues su principal capital eran solamente las buenas ideas y la confianza desmedida en ingresos por publicidad que nunca llegaron.

Han pasado varios años, la tecnología ha evolucionado, la penetración de Internet a crecido exponencialmente y el negocio del transporte ha ido, poco a poco aumentando su profesionalización para poder competir. Por otro lado, se da la coyuntura histórica de que el precio del Petróleo Diesel probablemente superará al de la Gasolina, por lo que utilizar el ingenio y la tecnología disponible para rentabilizar el negocio del Transporte Terrestre, sin aumentar los precios, no es una necesidad solamente de los transportistas, sino una necesidad del país, ya que todos dependemos directa o indirectamente del rubro, para el abastecimiento de la gran mayoría de los productos que consumimos.

En este contexto de aumento considerable de los costos, las Bolsas de Transporte, junto a otras tecnologías de optimización, gestión y aumento de la productividad de las flotas, se encuentra entre las iniciativas más interesantes, pero su implementación no sólo requiere de la tecnología en sí, sino de un proveedor tecnológico con la experiencia suficiente, y más importante aún, del apoyo de organismos gubernamentales de fomento y otras organizaciones no gubernamentales como pueden ser las Confederación de Dueños de Camiones quienes serán, en definitiva, los que marquen la diferencia entre dejar que el rubro se deprede a si mismo, con la consiguiente baja en la oferta y/o calidad, en desmedro de la Logística como un conjunto o fomentar un transporte terrestre rentable, eficiente, profesional y competitivo para beneficio de cada uno de nosotros como País.

Para mayor información de nuestros productos y servicios escríbenos info@wisetrack.cl o o contáctanos a través de nuestro formulario.

Autor: Rodrigo Serrano
Vicepresidente de Innovación y Desarrollo Wisetrack Corp
rodrigo.serrano@wisetrack.cl